lunes, 31 de mayo de 2010

Heroína

Comenzó viendo todo profundamente más claro, como si una niebla que vedara la realidad desapareciera de repente. Primero se resistió a perder la conciencia, pero el sopor iba ganando terreno en su mente y sintió que los músculos se relajaban por completo.
Su imaginación navegaba en aguas oscuras bajo un cielo encapotado y negro, sentía la brisa en el rostro, que junto al vaivén del oleaje la sumían aún más en un letargo de ensueños.
Vislumbró unos rayos de plata que se filtraban a través de una grieta entre las nubes. Sintió paz.
Le pesaban los parpados y no se resistió más al embate del químico que circulaba por su cuerpo. Se dejó arrastrar por ese torrente de placer exótico.
Ni siquiera notó las manos que hurgaban suaves pero firmes en su espesura de mujer.
Estaba completa y literalmente fuera de si.
Contrariamente a lo que podría pensarse no había terrores ni monstruos en su falso sueño y me animo a creer que se debía a la pureza de su alma.
Liberada, así se sentía, recostada en la hierba fresca de un prado primaveral, cubierto de flores bajo la bóveda de un cielo inmenso, descomunal y de un azul infinito.
Descubrió una voz que le susurraba, que le hablaba con tono de arrullo. Sonrió y se estremeció sin notar la humedad en su entrepierna.
Y dejó de resistirse.
Saboreaba los colores a medida que descendía al abismo de su inconciencia.
– Tranquila – dijo la voz que provenía de todos lados, de ningún lado.
“De mi interior” pensó. Y sonrió feliz, antes de quedar profundamente dormida.
No hubo complicaciones.
Finalmente la anestesia había hecho efecto.
La cesárea duro lo habitual y dio a luz un hermoso varón.
Fue un acto sublime. Heroico.
Esa noche, ella fue una heroína.

FIN

HERNÁN CERONI
28/05/2010

3 comentarios:

dejªlªsEr* dijo...

ay me re gusta!
no se si fue propósito o sin querer, pero vale igual, tiene como un doble sentido re bien logrado... primero te imaginas el paso a paso de una drogona que se va dando vuelta de a poco y de golpe te das cuenta que no habias entendido un carajo y se vuelve una historia re dulce...

Anónimo dijo...

me descubrí sonriendome al final....me gusto la metafora doble de la humedad entre sus piernas...humedad sexual, humedad maternal, toda la vida en un momento, y tambien me gustó la metafora de saboreaba los colores .....etc....

Marce Lencinas dijo...

Realmente hermoso...simplemente hermoso...